Post de amor a Madrid

Cuando estuve hace algunas semanas en Madrid subí esta foto a Instagram. Y la mayoría de los comentarios eran de amor por la capital de España. Pero algunos se animaron a decir que no les había gustado. Y por ese lado va este post.

Hace tiempo tenía ganas de escribir algo sobre Madrid porque me di cuenta que nunca hubo un post específico de la ciudad, pese a que fui muchas veces. Tampoco es que van a encontrar “las cinco cosas para hacer si o si en Madrid” o cosas por el estilo que nunca verán en este blog.

 

En mi primer viaje a Europa, que fue el 6 de febrero de 1995, un día después de cumplir 21 años (por eso lo puse hoy), fui a Madrid porque tenía un amigo postal. Estuve algunos días con mi prima en la cada de mi amigo Guillermo a quien por fin pude abrazar luego de algunos años de intercambio de cartas de papel (a los millenians eran los mails o audios de WhatsApp del siglo pasado)

Y acá es donde meto algo personal que CREO le pasa a muchos. Por supuesto me puedo equivocar, pero yo no se si hubiera ido a Madrid en ese primer viaje si no hubiera tenido a ese amigo postal.  Y el punto sobre el cual me puedo equivocar es que muchos no meten a la ciudad entre las “cinco cosas que deberían conocer en Europa”.

Por supuesto Europa es muy amplia y cada uno puede poner en su lista lo que más le guste, pero creo que no muchos ponen a Madrid en esa lista como si podrían meter a una encantadora Londres o una exquisita París…

Cuando leí ese comentario en Instagram de que alguien contaba que no se había enganchado con la ciudad me acordé de mi historia y por eso surgió este post. No se si Madrid es un amor a primera vista o no se si con aquellos 21 años yo la valoraría como ahora. Seguramente en mi aquel “joven aventurero” tampoco quedó Madrid como lo más importante del viaje. Pero en algún lugar quedó la semilla.

Mi amigo Guillermo nos llevó al Bernabéu y además de putear todo el tiempo a Redondo por cosas del fútbol y la juventud, te pido perdón si lees esto (???)) me puse a ver como los madrileños disfrutaban el partido en familia. Pero me puse loco cuando terminó el primer tiempo y todos se sentaron para sacar un bocadillo de patatas y cómodamente comían en el estadio. Algunos quizás tomando una cerveza.

También salí una noche a un par de bares y boliches y no podía creer como todos estaban charlando y divirtiéndose, todos vestidos como querían, sin histeriqueos, sin poses…

Pero Madrid no me cautivó en aquel viaje.

Luego volví en varias oportunidades, recuerdo haber ido en solitario de mochilero, luego con mi mujer en algunas ocasiones y con mis hijas en dos o tres… ya no recuerdo.

Y cuando a fines de diciembre pasado me llamaron de Iberostar para ver si quería ir a un evento en Madrid me puse loco… ¿Cómo negarme? Encima estaría en un hotel histórico ubicado en la Gran Vía… la pucha que hace mucho no me ponía tan ansioso por un viaje de prensa

El hotel Iberostar Las Letras Gran Vía de Madrid

 

 

Porque ahora, tantos años después de ese primer viaje, puedo apreciar muchas cosas diferentes de esta ciudad.

Madrid es una ciudad prolija, con una linda arquitectura muy bien mantenida, está habitada por personas que hablan nuestro mismo idioma pero que no están enojadas!!! que se visten elegantemente, que comen muy bien y que se yo que más… cada uno que la conozca la debe querer por algo más.

Porque en aquel primer viaje recuerdo haber entrado al Prado y ver los cuadros que me trasladaron mentalmente a los manuales Kapeluz de mi primaria.

Pero en los viajes siguientes vi al Guernica, a los cuadros de Dalí y en este entré para ver mucho más de Picasso.

Pero está lleno de museos, algunos muy sabrosos

Y ya que voy por ese tema, al mismo tiempo mientras estaba allá un lector me preguntaba si sabía de algún restaurante argentino porque no le gustaba la comida española. Y sin meterme en cuestiones de gustos seguro que no conoce toda la comida española porque realmente es muy amplia, muy amplia. Y en Madrid hay muchas opciones para comer para todos los presupuestos y paladares. Jamás entraría en España a un restaurante argentino (salvo que llevara varias semanas) o a una cadena norteamericana de hamburguesas…

Todas estas fotos son de este último viaje donde pude por primera vez ya registrar algunas cosas en solitario y totalmente enamorado de esta ciudad

Porque seguro que a los 21 años no valoraba que un edificio estuviera en impecable estado

Que una calle estuviera limpia

O que un lugar tuviera fila de fans que simplemente quieren comer unos churros

Quizás tampoco me daria cuenta como se parece Buenos Aires con Madrid en algunas partes

Y algo que contaré en otro post, a los 21 años no me gustaba el jamón crudo, perdón el serrano!

O con menos películas en mi haber no me hubiera enamorado de un edificio que parece de una película de Wes Anderson

Y caminar por el parque del retiro y tomar fotos en blanco y negro

O saturando los colores

O mirar los autos pasar frente a la puerta de Alcalá

O en la sede del gobierno de la ciudad

Y pensar que uno está en avenida de mayo y cantar como Fito no se si es Baires o Madrid

Madrid tiene ese no se qué y quería contarlo en un post. Así sin estar atado a nada… pero no quería dejar de decirlo. Madrid es una ciudad para caminar, para meterse en cualquier restaurant o en algún mercado, para charlar con el del hotel o el de un negocio, para preguntarle a alguien como llegar a tal lado por más que estemos con google maps en el teléfono, porque Madrid no tiene un ícono para la foto tan poderoso como el Big Ben o la torre Eiffel, pero Madrid tiene una suma de pequeñas cosas que la hacen única.

Y me gustaría cerrar con un audio pero no puedo… quiero cerrar con un NADA! que es lo que escucharán cuando digan gracias, porque no dicen DE NADA… dicen NADA! y por eso también quiero a Madrid y su gente 😉

129 comments

  1. Carlos Andrés Yaeger

    Para mi Madrid era solamente una ciudad de paso, incluso la evitaba el mis viajes porque la consideraba alejada de lo medular de Europa… pero eso fue hasta que me casé con mi esposa, que es madrileña jajaja.

  2. SANTIAGO

    Estuve de intercambio viviendo 6 meses en Madrid y claramente es una ciudad increíble que cualquiera que visite Europa debe conocer, su gente , su comida, su orden, todo la convierte en una de las mejores capitales de Europa sin lugar a dudas. Visiten Madrid y piérdanse por sus callesI (El Museo del Jamón con sus menús de 11 euros de lo mejor, y el 100 montaditos espectacular)

  3. Conocí Madrid en 2016. Y me enamoró tanto que volví en 2017. Me hiciste poner la piel de gallina con este post. Me trajiste tantos recuerdos. El año pasado justamente estuve en el Iberostar Las Letras. Creo que el edificio quedó un poco viejo y chico. Pero estuve en una de esas habitaciones que están “solas” arriba de todo el edificio, a las que llegás con una escalerita que hay en el pasillo. Y era espectacular porque tenía ventanales por todos lados (no entiendo que un hotel de esa categoría aún no tenga bidet. Muchos otros ya tienen). Uf, tengo tanto para decir cuando me acuerdo de Madrid. Pero una de las cosas que más me gusta es lo organizada que es. Y ese sistema de transporte con el Metro que te deja rápido en cualquier lado. Ah, y por supuesto, no puedo dejar de nombrar el Museo del Aire (que está al lado de la base de Cuatro Vientos, en las afueras). ¿Ya fuiste? Gracias por los recuerdos y las fotos Sir. No me canso de repetirlo, como bloguero sos más profesional que muchos “periodistas”. Un abrazo grande.

    • Sir Chandler
      Author

      Fer gracias por la onda!
      Tengo que ir a ese museo. Un gran pendiente.
      Sobre los bidet… creo que cayeron en desuso en Europa. Porque los que tienen en italian o Portugal son distintos 🙁

  4. Diego González A.

    Conocí Madrid a mis 18 en 1992 y no volví a pisarla hasta 2002. En 1992 fue algo de paso aunque estuve una semana, porque acabaría luego pasando cerca de un año en Europa, así que no la valoré. En 2002, años agitados y complicados para viajar, caí en Madrid antes de llegar a Barcelona donde ya tenía algún emigrado que me aloje. Ahí, ya cerca de los 30 el contraste fue increíble. Entre una ciudad con habitantes desde remilgados a “informales” como Madrid con otra ciudad de ricos crotos y caretas vestidos de latinoamericanos. El año pasado estuve en ambas ciudades en continuado, luego de años de solo hacer estancias breves, y debo reconocer que los contrastes no me parecieron tan fuertes, aun cuando estaba en octubre en pleno affaire Puigdemont. Será la globalización. Aun así Madrid, por Antón Martín, Tirso de Molina, Lavapiés y etc sigue siendo un lugar encantador. También por sus barrios menos céntricos como Hispanoamérica que aprendi a querer en los ultimos viajes. Ya todos mencionaron cosas para hacer pero si quieren ser turistas no hay nada como lo bocadillos de calamares alrededor del la Plaza Mayor. Sin enganchan algun puente o finde con alemanes, mejor.

  5. Diego G

    Vivimos con mi familia (hijos de edades surtidas) un mes y medio en Madrid para acompañar a mi señora que se fue a dar clases. Y fue una experiencia magnifica. Me sentí en casa, porque los madrileños no tienen mambos con los argentinos en general y nos trataron tan educadamente. Madrid es una ciudad para vivirla, no solo para pasearla. Perderse, caminarla, ver a su aruqitectura y sistemas de vida, ver su gente (que casi nunca corre aunque esté apurada). Duerme tarde como nosotros y no temprano como los europeos, entre tantas cosas que nos sientan tan bien de estar en Madrid. En Santiago del Estero dicen que cuando uno se va de un lugar, tiene que llamarse a sí mismo a los gritos antes de dejar el lugar, para que tu alma no se quede en ese lugar mientras vos te marchás. Cuando dejé Madrid lo hice a propósito en silencio, cosa que mi alma se quedara en esos lugares y si llegase a extrañarla no tuviera más remedio que volver a buscarla.

  6. juandi

    Qué hermosa ciudad Madrid. Fuí en el 99 como premio por ganar los viejos torneos juveniles bonaerenses y la amé desde las desiertas 8 de la mañana del día que llegamos con mis compañeros y nos fuimos desesperados a caminarla. Un par de años después fui acompañando a mi viejo que tenía una propuesta de laburo allá (que luego no salió por cosas de la buracracia) y la caminamos, hablamos con mucha gente ya no como turistas, hicimos trámites, pedimos ayuda en mil lugares. Qué decir, hermosa madrid, su gente y su jamón.

  7. Sergio

    Yo estuve por primera vez en el 78 y despues en el 80 era muy chico, volvi en 2016 con 41 años y me dije esto no puede ser tan bello, encima es como q la sangre tira un poco siendo hijo de Españoles…..excelente post….abrazo

  8. Agustin

    ¡Uh, Sir! Me hiciste piantar un lagrimón. Conocí Madrid el año pasado (a mis 24 años) y me hizo sentir que es mi lugar en el mundo en el cual pienso vivir algún día (ahora vuelvo a ir en abril) y es tal cual lo decís “tiene una suma de pequeñas cosas que la hacen única” (me encantó la foto del Parque del Retiro en blanco y negro). ¡Excelente post!

    Saludos.

  9. axrx

    Estuve en marzo del 2017….Que bomba que era el chocolate con churro en San Gines….y que manera de hacer compras de fin de temporada en la tienda de montaña…Recuerdo haber llegado del Aeropuerto después de unas combinaciones y bajarme en la estación Banco de España. Saliendo del metro y subiendo las escaleras con las valijas ya de noche y lo primero que veo es la fuente y el Palacio con una iluminación increíble…me acuerdo como si fuese anoche que lo vi.

Comentarios sobre este post (SIN MAYUSCULAS/ trolls fuera) Si es de otro tema usá el buscador