Johannesburgo, una ciudad algo violenta…

Con motivo del estreno de Sector 9, una muy buena película filmada en Johannesburgo, se me ocurrió subir alguna que otra foto, y por sobre todas las cosas la gran anecdota de cuando pude viajar a ese país maravilloso: Sudáfrica.

En el año 2000, junto con mi amiga Cielo, fuimos a Sudáfrica. En esa época no era muy caro. De hecho estoy seguro de que gastamos unos $1.200 aproximadamente en total, porque el pasaje costaba unos U$S 500… la excursión al Kruger unos 120 dólares… los hoteles o albergues U$S 20 por noche… era realmente barato.

Pero casi no la sacamos barata!!

Volamos por South African directo a Johannesburgo. Nos quedamos una noche en un albergue que habíamos contactado por Internet y al día siguiente fuimos al Kruger Park, uno de los lugares más maravillosos del mundo, que he tenido la suerte de conocer.

Pero eso queda para otro día.

Después de 3 días en el Kruger, volvimos a Johannesburgo, y salimos a pasear por el centro, cosa que nos habían recomendado no hacer…

Estábamos en una zona muy comercial, tipo el Once porteño, caminando entre mucha gente. Había miles de personas, pero solo dos de ellas eran blancas 🙂

Nosotros acostumbrados a caminar por cualquier lado, andábamos como si nada. Pero en un momento de ese domingo a las 9 de la mañana hora local, y reitero, rodeados de gente, dos hombres muy grandotes me agarraron de los brazos, me levantaron en el aire, me arrancaron la riñonera y el bolsillo de la bermuda. Intentaron sacarme la mochila que tenía en el frente, pero quizás por la resistencia a puro grito, y porque el tiempo apremiaba, abandonaron la lucha. Menos mal… ahí estaba mi querida cámara.

Mi amiga venia caminando justo detrás mio, y a ella la habían agarrado de la misma manera. Pero su mochila no corrió la misma suerte que la mia, y su Canon si cambió de dueños.

Fue un muy mal momento, casi al comienzo del viaje de 10 días. Además imaginá llamar un domingo a las 7 de la mañana hora de Buenos Aires, para denunciar el robo de las tarjetas de crédito, con un operador argentino que te hace preguntas de rigor, y uno tiene ganas de esconderse debajo de la cama.

Y llamar a la familia y empezar la charla diciendo “antes que nada, estamos bien”, pero eso ya significa que pasó algo malo. Y por más que digas que está todo bien, que solo fue un susto y que te han robado algunas cosas, uno no deja de estar en un continente muy distinto al nuestro y que a la distancia realmente  “suena feo”.

¿Volvería a Sudáfrica? Si claro. Toda la vida. Pero cuando me digan que no vaya por el centro… seguramente haré caso.

Igual esta foto fue tomada en Durban, en la costa este de Sudáfrica, en una carniceria de no se que cosa… y como vi cosas así en Sector 9 me parecía simpático ponerla.

¿Que son las cosas colgando??? no se!!!

carniceria-sudafricana

Pude recorrer el centro de Durban, y vi ferias donde podía comprar muchas cosas de medicina “local” de las tantas tribus sudáfricanas, donde la más fuerte si mal no recuerdo era la de los zulus. Había desde corazones de leones, hasta dientes de tiburón… y cada cosa servía para distintos problemas.

Pueblo muy sufrido el Sudafricano, y seguramente subiré más fotos adelante, porque Clint Eastwood hizo una película que se estrenará en el verano, sobre uno de los líderes más importantes del siglo XX, don Nelson Mandela.

Desde Ciudad del cabo, la ciudad “más blanca”, se puede ir navegando hacia la isla donde estuvo tantos años preso. Pero eso es para otro post 🙂

5 comments

  1. Sergio

    Interesante anécdota, tiene un efecto raro sobre uno. Calculo que cuando nos cuentan historias así nuestra primera reacción es “pero como ? Delante de todos ? A plena luz del día ? Nadie hizo nada ? “, son algunas de las preguntas que nos hacemos, medio indignados. Salvando las distancias y algunas diferencias, uno ve situaciones así a diario a la vuelta de la esquina y la respuesta es si, a plena luz del día, y no, nadie se mete.
    No me quiero imaginar el sentimiento de ustedes ante semejante violencia y encima en un país extranjero y muy diferente. Se habran pegado un cagaso padre. Por suerte la sacaron barata !
    Te recomiendo un libro muy interesante: “El Factor Humano” de John Carlin, cuenta con mucho detalle la labor de Nelson Mandela, su lucha contra el apartheid y centralmente relata como utilizo el Mundial de Rugby para unificar a la nación y superar el odio racial.

    Como siempre, se agradecen las anecdotas de tus viajes, son de lo mas entretenidas, sobre todo para aquellos que lo mas lejos que estuvimos de Argentina fue la triple frontera con Paraguay y Brasil 😛 .

  2. A mi me pasó algo parecido con chicos gitanos en Roma: uno nos pedía algo de comer a mi amiga y a mí, mientras otros nos intentaban abrir las mochilas… zafamos porque nos dimos cuenta justo!
    Estas son cosas que nos recuerdan un poco a nuestra ciudad natal y que nos dicen que no somos los únicos en el mundo a los que les afanan.

    Ah, y apostaría que las cosas que cuelgan en la carnicería de la foto son patas de algún animal, pero como no veo bien mejor no apuesto y espero a algún otro inteligente o avispado que nos diga jejejejeje

    Saludos!

  3. Paula

    Me haces acordar a mi viaje… yo fui el año pasado con mi madre (si, insólita situación, yo tengo 23 y ella 49 y aún así es mi mejor compañera de viaje!)
    Estuvimos un mes deambulando por distintas ciudades del país, incluyendo los tres días en el Kruger, genial!!!
    El problema es que como en casi todos los viajes que hemos hecho, en ese momento había revueltas sociales entre zulúes y shangans, tuvimos que irnos de Johannesburgo sino creo que habríamos quedado igual o peor que ustedes. Por suerte no nos paso nada, si perdiera mi canon me muero!!!
    de todos modos fue un viaje fantástico y esa foto me trajo muchos recuerdos…. gracias!

  4. Euge

    Volví de Sudáfrica hace unos meses y, como estoy con nostalgia, me puse a buscar notas sobre ese país y encontré la tuya, Sir. Nos dieron la misma recomendación: no caminar solos en Johannesburgo. Así que un día hiicmos un tour, y creo que pasamos por la zona que vos describís que les robaron. Nos comentaron que muchos turistas se alojan en la ciudad vieja (que ahora es ese centro comercial que mencionaste) pensando que es como en Europa. Lamentablemente, no se puede recorrer de igual manera. En Ciudad del Cabo me sentí mucho más segura. Hicimos cosas por nuestra cuenta, pero siempre te advierten que vuelvas antes de que baje el sol, y peferentemente, en Uber. Una pena. Es una experiencia muy linda y Kruger es increíble. Saludos, Sir!

Comentarios sobre este post (SIN MAYUSCULAS/ sin agresiones) Si es de otro tema no se publica